Es el lugar perfecto para saborear la deliciosa cocina local y realizar actividades saludables respetando el contacto con el medio ambiente: bicicleta, windsurf, birdwatching o simplemente relajarse y disfrutar de kilómetros y kilómetros de playas vírgenes protegidas.